Make your own free website on Tripod.com
Torreón Coahuila

Museo de La Revolución

Home
Datos Importantes
Teatro Isauro Martínez
Edificio Arocena
La Casa del Cerro
Casino de La Laguna
Banco chino
Archivo Municipal
Museo Regional de La Laguna
Museo del Ferrocarril
Museo de La Revolución
Museo de Paleontología
Cristo de las Noas
Torreoncito
Plaza de Armas
Bosque Venustiano Carranza
Alameda
Parque Fundadores
Parque las Etnias
Plazuela Juárez
Zona del Silencio

Museo de la Revolución

Situado justo en el límite de Torreón y Gómez Palacio, en lo que se conoce como la Casa Colorada, el Museo de la Revolución se distingue por alojar, en escasos metros, armamento empleado en la época de la revolución y monedas antiguas, fotografías e imágenes del General Francisco Villa, así como información icónica e historiográfica fundamental de la Revolución Mexicana en La Laguna.

La finca rescatada, fue convertida en Museo a partir de Noviembre de 1983. Lo primero que cautiva la atención de quien visita el heroico edificio es el retablo, a espaldas de la Casa Colorada, donde coexisten los principales símbolos de la mexicanidad norteña: la Virgen de Guadalupe (a la izquierda), las imágenes de Torreón y del puente que hermana a la ciudades (al centro) y Pancho Villa (a la derecha). En la parte superior de la pared se lee: ¡Viva México! Esta impronta funciona como oportuno estímulo para motivar al espectador a que se adentre a la sala. La habitación está atestada de fotografías, colocadas en las paredes y de imágenes relacionadas con la gesta revolucionaria, con episodios de la vida del jefe de la División del Norte.

En el recorrido que detiene su afán en las vitrinas destacan: el periódico donde se informa acerca de la muerte del general Francisco Villa, el corrido del asesinato del Centauro, el acta de nacimiento de Madero, el corrido de la Casa Colorada. En este universo compositivo resalta la leyenda: "Aquí no se honran las cenizas, sino el fuego de la Revolución Mexicana".

No se logra una confluencia más efectiva, entre Villa y los símbolos medulares de la región lagunera, como en el recorrido que privilegia la percepción de los objetos colocados sobre mesas. La mascarilla mortuoria del general Villa, realizada por el artista norteamericano Esteban W. Beick, donada al museo por José Socorro Salcido (20 de julio de 1988) es un ejemplo que acendra el afecto hacia ese hombre que dijo, según narra Martín Luis Guzmán "Creo yo que la justicia, como la guerra, ha de guardar horas amargas para quienes la hacen".

mrevolucion3.jpg

mrevolucion4.jpg